The Twin Birds
July 1, 2014

Outfit Review: Am I getting older?

Hace un par de semanas he estado poniendo más atención de lo habitual en lo que estoy usando. Sí, es cierto, subo casi a diario mi Outfit a Instagram y me encanta decirles de dónde es la ropa y todo eso, pero me refiero al tipo de ropa que estoy usando y al tipo de ropa que además, me estoy comprando. Ultimamente mis gustos van por cosas más clásicas, por telas y cortes más que estampados y si son estampados, ya no son tan extraños, son flores, o líneas o quizás de animal print que aunque nunca lo he usado en más de una prenda a la vez, me encanta y para mi también forma parte de los clásicos. Inlcuso la paleta de colores ha ido variando y ya no mezclo tantos colores juntos, sino que mis looks se componen más de colores neutros como el gris, negro, blanco -y para mi sorpresa- y ahora, el azul marino, que se ha ganado un lugar en mi corazón y ha pasado a ser (junto con el gris) uno de mis colores favoritos. Si agrego algún color, por lo general es un toque de color y suele ser en algún sweater o abrigo, labial o accesorio.

Fue entonces cuando el viernes me vi en la liquidación de una tienda, agarrando una sencilla polera de manga larga en color azul marino, que quedaba sueltita, casi como un polerón pero delgadito, que me miraba en el espejo como diciendo “llévame, soy de esos básicos que vas a querer tener en el clóset este invierno”. Y claro, yo me imaginaba en esta época con esa espléndida polerita básica, un hermoso abrigo color camel o trench beige, un jeans tipo boyfriend y algún zapato bonito. Pero entonces me entraba la razón y pensaba, estoy con toda una tienda en liquidación y lo que hago es comprarme básicos?

Para ser honesta, las liquidaciones y yo no somos tan buenas amigas y no se trata que no me guste pagar poco, porque al igual que a todas las mujeres en el mundo, eso me fascina! Uno de los factores es que odio las tiendas llenas, la ropa desordenada y la falta de stock (por eso la comodidad de la compra online es inigualable). Pero mi principal problema es que soy muy pasional cuando de gustos en ropa se trata, entonces cuando veo algo o LO AMO DESESPERADAMENTE Y NO PUEDO DEJAR DE COMPRARLO (a veces incluso cuando el precio no es justificable, aunque por lo general trato de hacer un balance prenda/costo) o simplemente no termina de convencerme y lo dejo pasar, por eso cuando lo veo en liquidación mi pensamiento es “Si no me volvió loca cuando tenía precio blanco (jerga inventada por Fer pérez de The Youthquake), por qué lo voy a comprar ahora que aunque está barato, sigue sin poder convencerme? Sería un gasto innecesario y por muy barato que esté, no es algo que me convence y definitivamente no lo necesito”.  Hasta ahí todo bien! Porque dejo de comprarme cosas que en verdad no me voy a poner o que sé que me voy a poner una vez y nunca más, pero el problema es que compro cosas que aunque las uso mucho, quizás me cuestan más que a la gente que es fanática de las liquidaciones y que sí encuentra buenas oportunidades. Es por eso que cuando voy a alguna tienda que me gusta (que por lo general sólo son 3: H&M, Zara o Topshop) que está en liquidación, siento ese placer culpable de verle la etiqueta a eso que me compré a precio blanco, para ver a cuánto está y luego busco en todas las que hay, a ver si está mi talla. Cuando mi talla no está, siento una pequeña victoria que justifica mi gasto (inversión) al precio completo.

Cuando la talla sí está sí me da un poco de rabia, osea obvio, soy humana.

Pero bueno, dejando de lado mi comportamiento en época de rebajas y volviendo al tema de que mis gustos han ido cambiando, me empecé a preguntar el por qué de este comportamiento y creo haber llegado a un par de explicaciones.

La primera: Trabajo rodeada de mucha moda e información

Sí, a veces pienso que trabajar en moda es una de las razones principales por las que ahora me acerco a ella desde una forma más selectiva. Si bien estoy rodeada de hermosas colecciones y de las últimas tendencias, las voy viviendo adelantadas al resto, ya que yo trabajo con ropa unos 3 meses antes que se exhiba en las tiendas. Lo que me da mucho tiempo de mirarla y digerir la tendencia, al punto que puedo escoger tranquilamente si me gusta como para adoptarla o no.

La otra razón que también tiene que ver con mi trabajo, es que tengo que estar todos los días vestida de la marca que represento y por supuesto de manera impecable, lo que aunque parezca un paraíso, es un desafío bastante mayor, sobre todo si tengo que pensarlo a las 6:30 am. Es por esto que finalmente elijo vestirme de una manera más sencilla y quizás más elegante que tan producida y que dedique demasiado esfuerzo de mi mañana en producir un buen look. Como dije en un principio, los accesorios son un muy buen aliado para hacer un look más entretenido y ponerle un toque de color.

La Segunda: Viajas a Europa y te terminas replanteando todo el clóset

Convengamos que acabo de hacer un comentario muy snob, lo sé, pero prometo que es justificado. Gracias a mi trabajo he tenido la oportunidad de viajar bastante, ir a fashion weeks y conocer un poco más de cerca a la gente de mi empresa en esos países. Y casi todos, por no decir la mayoría, privilegian el vestir más clásico versus las cosas que vemos en las pasarelas. Porque es así, las tendencias son para admirarlas y ajustarlas a uno, pero no se puede ir por la vida como una tendencia caminante. No, porque es difícil simplemente a menos que seas Anna Dello Russo o Lady Gaga y personalmente no quiero ser ninguna de las 2. Requiere mucho esfuerzo y si algo le he aprendido a las parisinas (y me voy a referir a las parisinas porque simplemente son adorables y es lo que más conozco), es que mientras más effortless sea el look, mejor. Las parisinas mezclan lo más sencillo y lo hacen ver absolutamente elegante. Y con esto no me refiero a que la elegancia se traduce a que andan vestidas de pie a cabeza de diseñador. Todo lo contrario, las parisinas saben mezclar el low cost con las grandes marcas y por eso los looks funcionan, porque finalmente no se trata de prendas, sino de estilo. Llevan con elegancia un par de jeans y ballerinas (algunas son Chanel, otras son sin marca), mientras caminan con un abrigo oversize y sujetan su cartera de______(ponga aquí el nombre del diseñador que prefiera). Con poco maquillaje y con el pelo cuidadosamente desordenado, siempre tienen un aire elegante y casual.

Y bueno, me pasó justamente que estando por trabajo en Paris, me di cuenta que todos mis estampados y exceso de accesorios simplemente me hacía ver demasiado llamativa y cada vez más lejana a lo que proyectaban esas mujeres, y quizás ese fue el primer paso a comenzar a comprar de una forma más inteligente, o más conservadora si prefieren (entendiendo conservador en un buen sentido), eligiendo quizás gastar un poco más por algo de muy buena calidad, que iba a durar en el tiempo. Fue en ese viaje, en el que justamente andaba con una editora de moda amiga, que me envalentoné e hice, probablemente la compra más cara en mi historial de la moda y compré mis flats Chanel que hasta el día de hoy admiro y amo, y que cada vez que las uso siento que me estoy regalando algo. Porque si bien no fueron precisamente baratas, son de una excelente calidad, cómodas y clásicas y sé que no van a pasar de moda porque no son tendencia, son un clásico ya casi escencial en el clóset de una mujer. Por lo demás, esta compra tiene ese plus que me recuerda un viaje a Paris, y que me salva de hacer miles de compras pequeñas, porque este par de flats van a durar todo lo que esas más baratas y de menor calidad no van a durar. Por lo que esta sí es una compra a la que le puedo llamar: Inversión.

Por supuesto y como dije más arriba, sigo comprando básicos, jeans, blusas y todo lo que pueda low cost para complementar mis looks del día a día (no soy millonaria y estoy lejos de eso) y le dejo la “inversión” a todo aquello que necesite más resistencia, como por ejemplo, un buen par de zapatos, unos buenos anteojos (por razones que ya he explicado muchas veces en este blog) y una buena cartera, resistente a todo, incluso a los años. Otro tip, es que suelo hacer esas “inversiones” solo cuando viajo y por supuesto aprovecho las maravillosas rebajas y tiendas outlets que ofrece el extranjero. En estos casos sí me gustan las rebajas! Irónico, no?

Creo que incluso le dejé a internet y a mis compras de Ebay esas cosas de tendencia que sé que voy a usar poco, sólo para no sentirme culpable de gastar mucho en algo que sé que sólo satisface una necesidad temporal.

La tercera y última: Estaré envejeciendo?

Quizás, quien sabe, pensandolo bien, todos estamos envejeciendo cada día, pero la realidad es que más que envejeciendo (y solo usé esa palabra en el título de este post como para referirme a algo gracioso) creo que estoy madurando. Y menos mal si ya tengo 31 años! Pero curiosamente, creo que recién estoy empezando a entender que a veces es mejor tener menos cosas buenas que muchas “malas”. Igual, reconozco que aún me cuesta desprenderme de muuuuuuchas cosas que tengo en el clóset y que por más que lo intente no logro pasarlas al montón de “se regala o se vende”, pero creo que en un tiempo más lo lograré. Por otro lado, el hecho de casarme hace que me sea imposible no pensar en dónde voy a poner toda mi ropa cuando tenga que compartir el clóset! Y quizás el ejercicio de dejarme lo más básico es algo que tengo que empezar a practicar desde ahora ya.

Lo más gracioso de todo es que no soy la única a la que le está pasando esto (quizás a raíz del matrimonio y la madurez), justamente el otro día leía a Leandra Medine, de Man Repeller, que decía exactamente lo mismo, que últimamente se sentía mucho más cómoda en un par de jeans, polera blanca y flats, en vez de ponerse tantas capas de ropa. Esto no quiere decir que Leandra o yo (guardando las proporciones) no aparezcamos de vez en cuando con algo un poco más divertido y mezclado, pero es interesante que uno se haga estas preguntas de vez en cuando. No quiere decir que porque últimamente me están gustando las cosas más básicas mis looks ahora van a ser más aburridos. Quizás estoy mezclando de otra manera, quizás en un tiempo quiera volver a los colores, o quien sabe, quizás hasta quiero vestirme de animal print completa. La verdad lo dudo, pero a lo que voy es que lo interesante de la moda es poder jugar y darse el gusto de ser una mujer diferente todos los días, no necesariamente encasillarnos y decir “mi estilo es minimalista” “mi estilo es rockero” “mi estilo es deportivo elegante”. Justamente la gracia está en tener un estilo que haga que te pongas lo que te pongas, funcione bien.

No sé si le ven mucho sentido a todo lo que acabo de explicar y si se dieron el tiempo de leerlo todo (muchas gracias por eso), me encantaría que me digan qué es lo que piensan al respecto. Cuando se trabaja en moda todo pareciera ser un paraíso, pero la verdad es que estar tan influenciado o informado también te hace querer volver a los inicios y hacerse un “reseteo” mental de vez en cuando, sin sacrificar la creatividad.

Y ahora para no perder la costumbre, les dejo el look del día, que hace-muchos-años-no-sacaba-foto-en-el-exterior! Pero la verdad es que es poco el tiempo, asi que la foto de hoy era necesario mostrarla!

 

Processed with VSCOcam with f2 preset

Me sacaron foto para una Revista, pronto les contaré cual, pero para no arruinar la sorpresa. Y aproveché de pedir que me sacaran una foto en el lugar.

Mi pantalón es Isabel Marant para H&M, la polera es Paula Cahen D´anvers, el abrigo y la bufanda son H&M, la cartera es Michael Kors y las zapatillas son Nike Air Max Thea. Hoy estoy usando el labial MAC color Flat out fabulous.

Espero les haya gustado el post eterno y espero que su lunes haya empezado tan bien como el mio :)

Para ver más de mis looks a diario, puedes verlos en mi Instagram aquí.

Categories: Moda
RELATED POSTS
**Make Up: {Kelly & Sharon Osbourne x MAC}
Hace unos días me enteré que MAC lanzará al mercado una nueva colaboración para otra de sus colecciones cápsula. Esta vez con Kelly y Sharon Osbourne, ambas conocidas por su excentricismo y especial carácter.
read the story
E-mail Response and killing some myths.
read the story
Las hermosas joyas de { Laura Co. }
read the story

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *